IGUALDAD DE PERSONAS

Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena.

Juan 16, 12-15

Una de las funciones del Espíritu Santo es la de guiarnos hasta la verdad plena. Hoy en día evidenciamos en la Iglesia esta verdad cuando oímos la voz de nuestros pastores que nos iluminan sobre temas que son a veces tan controvertidos y en las que los creyentes podemos llegar a sentirnos como nadando contracorriente y a veces hasta perdidos. Lo más bonito de todo esto, es que se hace apelando a la razón de cada uno de nosotros, sin imposiciones más que las que la verdad misma evidencia, de tal forma que, el oír la voz de la Iglesia sea siempre oír la voz de Dios mismo, y es esta dinámica la que diferencia a la Iglesia de una secta o de un adoctrinamiento pernicioso. Así, cuando ha habido voces que se alzan de parte de Dios viniendo estas solo del sentir humano, del mundo, la Iglesia siempre ha sabido reaccionar, porque no cabe otro mensajero que el Espíritu Santo que habla a través de los legítimos pastores.

Y, en cuanto al mensaje, podemos estar seguros de que el Espíritu habla lo que Dios quiere, de lo que le ha dado al Hijo, he ahí la evidencia de que las tres personas poseen el mismo querer y el mismo designio para nuestra salvación y para que vivamos nuestra vida dando el fruto que Dios quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *