PRIMERO EL QUE SIRVE

«Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»

Marcos 9:35

La mayoría de la gente ha asistido a alguna reunión familiar en el que nuestras madres o abuelas, después de haber estado trabajando mucho, nos preparan una rica comida y nos sirven, posponiéndose ellas al último lugar y al último puesto. Lo que describo bien pudiera ser una típica comida navideña, por ejemplo. ¿Quien es la más grande? Aquella que abnegadamente está sirviendo.

De entre los grupos de trabajo, ¿quién es el más grande? El que sirve, por ejemplo, el líder que con su servicio en pro de objetivos comunes hace que los demás se empeñen en las tareas que llevan a conquistar las metas del equipo.

En una parroquia, aquellos que gastan su vida por sus hermanos, son valorados y tenidos en cuenta por toda la comunidad, lo mismo acontece con los líderes políticos que buscan el bien de todos y no el egoísmo de sus propios intereses.

En definitiva, servir es una suerte, servir es la forma más noble de destacar, de mostrarse, de entregarse. Mientras más en silencio, más resuena la voz del servicio, mientras más humilde, más destaca su hermosura. José Allamano dijo alguna vez que el bien hay que hacerlo bien y sin ruidos, pues que el Señor nos ayude a lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *