EL CIEGO DE BETSAIDA

¿Ves algo?… Estaba curado y veía todo con claridad

Marcos 8:22-26

La curación del ciego de Betsaida prepara la confesión de fe de Pedro en los siguientes versículos. Una cosa que llama la atención es que la curación no es inmediata, sino progresiva. De igual modo, la fe de los discípulos va siendo progresiva, van entendiendo y conociendo quién es Jesús. Otro detalle precioso es que el ciego es conducido por Jesús fuera de la aldea. Es muy significativo que Jesús lo tome de la mano y lo conduzca al lugar donde luego le cura de su ceguera: creo que es exactamente el proceso que ocurre en nosotros y en otras personas.

Lo normal es que alguien más nos lleve ante Jesús, nos entregue el depósito de fe que ha recibido y vive, y nos deje a los pies del Maestro con todo y ceguera. Después Él nos toma de la mano, alzándonos de nuestra postración en el mundo, para conducirnos después, tomándonos de la mano, hasta el momento en el que empezamos a ver, de forma borrosa al principio para, progresivamente, ver con claridad. Es importante esta progresividad, ya que ver de repente la luz y las formas de la vida espiritual, puede constituir un verdadero shock más contraproducente que beneficioso: tenemos que ir siendo capaces de tanta Luz, el Espíritu Santo nos va guiando (algo progresivo) hacia la verdad plena.

Este proceso que se da en el ámbito individual, adquiere su forma más espléndida y visible en la Iglesia. No puedo más que asombrarme al ver tanto conocimiento y tanta doctrina junta en una institución tan antigua. Es majestuosa la forma como el Espíritu Santo deja su huella en cada documento magisterial, en cada acto, en cada actividad del Sumo Pontífice. Es sorprendente como donde ha podido sobreabundar el pecado, la gracia se ha derramado más desbordante que nunca. En definitiva, la Iglesia va creciendo conforme va siendo capaz de ver y es el mismo Señor de Betsaida el que la sigue y seguirá ungiendo con el Óleo Santo del Espíritu.

CAPTION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *